cabeza de abeja

Cabeza:

             La cabeza está constituida por la unión de segmentos, que son pequeñas placas fuertemente unidas, de naturaleza quitinosa, las que dan origen a los órganos y a los sentidos, y formando una caja resistente dan albergue a los ganglios celébrales, como así también a las principales glándulas de secreción.

  La cabeza es e forma triangular en la obrera y la reina y esférica en el zángano. Cada uno de los segmentos de la cabeza posee un nombre específico: la parte superior de la cara, entre los dos ojos compuestos se llama frente y en ella se ubican los tres ojos simples u hócelos. La parte a ambos lados por debajo y detrás de los ojos es la mejilla o gena: debajo de las antenas, y limitando con la frente se encuentra una pieza denominada clípeo el cual sirve de sostén para el labro o labio.

  La parte posterior de la cabeza se la denomina occipucio; tiene una perforación llamada foramen y comunica con la cavidad toráxica por intermedio de la nuca membranosa. La parte inferior del occipucio tiene la forma de una u invertida y se llama fosa de la probóscide o trompa. Allí se sitúan las piezas bucales. La cabeza de la abeja es de tipo hipognato, pues el eje cefálico forma ángulo recto con el eje del cuerpo.

Antena:

Las antenas, en número de dos, se ubican ancima del clipeo; se encuentran muy próximas entre sí y se articulan con la cabeza mediante alvéolos circulares. Cada antena consta de dos partes: una rígida, denominada escapo, y otra flexible y larga denominada látigo o flagelo, que está subdividida en once segmentos en las hembras y doce en los machos.

  Los pelos u órganos pilosos que se observan revistiendo a las antenas son órganos del tacto. Las antenas también posen unas placas en forma de embudo que sirven para el olfato, función principal de este órgano.

Aparato Bucal (Proboscis o Proboscidio o Trompa)

Está formado por un conjunto de apéndices que se mantiene replegado hacia atrás por debajo del labio superior, cuando la abeja está en reposo o en vuelo.

Cuando la abeja se dispone a libar, despliega el aparato bucal extendiéndolo hacia abajo.

Los diferentes apéndices del aparato bucal, de afuera hacia adentro son: primero los PALPOS MAXILARES, le siguen los PALPOS LABIALES (similares a los anteriores), luego se encuentra la PARAGLOSA (más corta) y en el centro la GLOSA o lengua propiamente dicha. La glosa es recorrida en toda su longitud por un finísimo conducto ventral, denominado CANAL DE LA GLOSA o LIGULA

En el extremo de la glosa se encuentra un pequeño apéndice redondeado, en forma de cuchara y cubierta de pelos, llamada LABELLA y cuya forma y disposición facilita la recolección del néctar.

Cuando la abeja va a succionar néctar, si la secreción es pobre, sólo trabajan la glosa y la paraglosa. Por el contrario, si la secreción es abundante, trabajan también los palpos labiales si es muy abundante, los tres apéndices mencionados se juntan formando un tubo dentro del cual la glosa se mueve como un émbolo.

La longitud de la glosa es de interés práctico ya que cuando más larga es, permite un mejor aprovechamiento del néctar de flores de cáliz profundo. Dicha longitud es diferente para los individuos de la colmena; 6 mm. en la obrera, 3 – 5 mm. en zángano y 4 mm. en la reina..

 
Copyright 2005 Fumigadora Continente- www.fumigacontinente.com.ar
Términos y condiciones de uso
Contacto
info@fumigacontinente.com.ar