Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en Jul 27, 2013 |

Babosas en Argentina

Babosas en Argentina

Nombre común: babosas terrestres

Nombre científico: Gastropoda: Stylommatophora

Introducción – Biología – Importancia económica – Tratamiento o medidas de Control — Referencias seleccionadas

Introducción

En Argentina hay varias especies de babosas: Angustipes difficilis,  Phyllocaulis soleiformis, P. tuberculosus y P. variegatus. P. soleiformis, hay algunas especies exóticas como las siguientes 5  especies: Limax maximus, Limacus flavus, Deroceras reticulatum, Lehmannia  valentiana y Milax gagates

Biología

Las babosas son caracoles sin cáscara visible (algunos tienen una concha interna y unas pocas tienen una cáscara externa muy reducida). La forma de vida de la babosa (con una concha reducido o invisible) ha evolucionado varias veces en diferentes familias de caracoles, pero esta forma de concha se ha impartido el comportamiento y la fisiología similar en todas las especies de babosas. Por ejemplo, las babosas no son tan dependientes de ambientes ricos en calcio como son los caracoles de concha, pero como resultado de la falta de una capa protectora muestran comportamientos que conservan la humedad, tales comportamientos se reflejan en la actividad nocturna y dentro de la vivienda, en su mayoría en entornos protegidos. Las babosas también reducen la pérdida de agua por la apertura de sus poros para respirar (pneumostome). Las babosas producen un moco (limo), que permite que se adhieran al sustrato y este moco proporciona cierta protección contra la abrasión, pero algunos mocos también tiene propiedades químicas que funcionan en la defensa contra la depredación.

La mayoría de las babosas son hermafroditas,  poseen órganos sexuales masculinos y femeninos. Por lo tanto, al menos en algunas especies, un solo individuo puede inseminar a otro, e incluso se puede inseminar a sí mismo!. Esto hace que las babosas puedan establecer una población solo a través de auto-fertilización. Los huevos son de color blanco o translúcido y, a menudo casi esféricos. Por lo general son depositados en grupos ya sea en el suelo o en lugares similares que conservan la humedad, y pueden ser intercalados con las secreciones de moco. Los huevos no son muy resistentes a la desecación, por lo que deben permanecer en ambientes muy húmedos, esta es la forma en que la  eclosión tiene éxito. Algunas babosas hacen un depósito de material fecal para incuvar sus huevos, pero la razón de este comportamiento es desconocida. El tiempo de desarrollo de las babosas varía según las condiciones climáticas y según la especie, pero varios meses o más comúnmente se requiere para que las babosas puedan alcanzar la madurez. Las babosas a menudo se desarrollan más rápido y comienzan la reproducción más pronto en condiciones de calor, pero aunque puedan alcanzar un tamaño más grande, finalmente, producen el mismo número o más huevos en condiciones más frescas.

Las babosas tienden a tener hábitos alimenticios omnívoros. Muchas se alimentan de hongos, vegetación en descomposición, y el suelo, así como tejido vegetal vivo. Son oportunistas, por lo que su dieta a menudo refleja las preferencias innatas aprendidas que puedan estar disponibles.  Algunas babosas prosperan en hábitats perturbados vinculados a la actividad humana (antropogénica), se establece el potencial de convertirse en plagas de plantas agrícolas y ornamentalesSus hábitos nocturnos y la capacidad de excavar en el suelo hacen que sean difícil de detectar. Su boca contiene una estructura áspera llamada rádula, que tiene características similares a dientes, pero éstos son internos y por lo general no visibles. Las babosas jóvenes pueden alimentarse sólo en la superficie de la vegetación, pero las babosas más grandes pueden eliminar secciones enteras de follaje, dejando agujeros irregulares en el follaje, flores, y otros tejidos de la planta suave.

Las babosas pueden tener una larga vida, sobreviviendo durante un año o más. A diferencia de algunos invertebrados, como insectos, las babosas pueden seguir creciendo después de que alcanzan la madurez reproductiva. Por lo tanto, su rango de tamaño adulto es muy variable. Sus huevos no son producidos en un solo lote, sino que se depositan periódicamente en el suelo, caños de desague o en la hojarasca.

Importancia Económica 

Debido a que las babosas son omnívoras, si las condiciones son favorables, se alimentan de plantas, a veces convirtiéndose en plagas importantes de jardines, viveros y cultivos. Ellos también tienen un significado normativo, lo que interfiere con el movimiento de las plantas en maceta, los lugares que carecen de las babosas no están dispuestos a ser inoculados con estas especies potencialmente perjudiciales. Suelos generalmente arenosos no son propicios para las babosas, y por supuesto que las condiciones generalmente húmedas favorecen la supervivencia de la babosa.

Una especie de babosa que ha invadido exitosamente Argentina, América Central y América del Norte es  Sarasinula plebeia, es una plaga grave en casi toda América. se estimó que esta babosa produce entre $ 27.000.000 y $ 45.000.000 de daño al año, al secar los cultivos de frijol en América Central. Los daños ocacionados por las babosas con frecuencia eliminan los granos en germinación, una importante fuente de proteínas para los agricultores. 

Aunque generalmente no se consideran plagas importantes en Argentina, las babosas europeas introducidas han causado grandes daños en muchas hortalizas, cultivos de campo y plantas ornamentales. Algunas pueden transmitir a las plantas microorganismos patógenos, como los virus y los hongos, o servir como huéspedes intermediarios de los parásitos animales como lombrices y gusanos pulmonares. Los veronicellids tropicales también son una amenaza para los animales y las personas, ya que sirven como huéspedes intermediarios del nematodo  Angiostrongylus cosaricensis , que causa una enfermedad llamada angiostrongiliasis abdominal humana. 

Tratamiento o medidas de Control 

En su mayor parte, nuestra fauna nativa permanece en hábitats naturales, vírgenes donde funcionan principalmente como descomponedores, rara vez alcanzan estatus de plaga. Sin embargo, las babosas no nativas están aumentando la visibilidad e importancia como plagas. Debido principalmente al comercio internacional, las babosas no nativas continúan siendo introducidas a América del Sur, por lo que otras especies pueden establecer poblaciones en Argentina. Por lo tanto, el control de las babosas en Argentina va a ser más problemático en el futuro.

Los mecanismos de control contra las babosas son prácticamente los mismos que se utilizan en el manejo integrado de plagas (MIP) o estrategias para otras plagas de invertebrados tales como insectos. Sin embargo, el desarrollo de productos químicos y la investigación sobre el control biológico (es decir, los depredadores y parásitos potenciales) se comercializa por medio de una empresa llamada SaniPro SRL., y las opciones son muy alentadoras.

Los enemigos naturales son los sapos, serpientes, faisanes, gallinas, gavilán caracolero, especialista en caracoles de lagunas, algunas otras aves, especialmente los patos, se alimentan de babosas, las musarañas, algunos insectos predadores atacan babosas, pero en las larvas de Coleoptera Lampyridae (lightningbugs) y adultos Carabidae (escarabajos) lo hacen de vez en cuando. Algunas moscas parasitarias (Diptera, especialmente moscas pantano, familia Sciomyzidae y moscas parasitarias, familia Phoridae) unos hongos, protozoos y muchos son conocidos por afectar a las babosas Godan (1983). Phasmarhabditis hermaphrodita , un nematodo parásito de babosa, se utiliza en Europa para control de babosas. Otros nematodos que se encuentran en los EE.UU. han sido investigados para el control de la babosa, pero los resultados no fueron alentadores.

Caracoles depredadores como el lobo del caracol rosado, Euglandina rosea (Férussac, 1821), atacan a las babosas. Euglandina rosea prefiere caracoles a las babosas, pero atacarán y consumir pequeñas babosas en la ausencia de presas de caracol. Euglandina rosea es originaria del sudeste de EE.UU. Se ha trasladado a otras partes del mundo, incluyendo Hawaii, India y muchas islas en la región del Pacífico, en un intento por controlar los caracoles invasivos como caracol gigante africano Achatina fulica (Férussac, 1821). Se ha utilizado para proporcionar un control parcial del caracol gigante africano, pero ha sido muy perjudicial para las poblaciones de caracoles nativos, por lo que su uso no se recomienda fuera de su área de distribución natural (Barker 2004).

Las babosas se benefician al tener refugio, tales como restos vegetales, por lo que la eliminación de las juntas, basura, montones de maleza y otros desechos ayudarán a mantener un menor número de babosas. Por otro lado, en Fumigadora Continente le recomendamos contratar una empresa de control de plagas como la nuestra para un control total y eficaz de esta plaga.

La humedad es también un factor importante en materia de distribución y la actividad de la babosa. La densa vegetación, y el riego con frecuencia favorecen a las babosas. Por consiguiente, reducir al mínimo el riego o la plantación de vegetación tolerante a la sequía puede reducir los problemas con babosas.

Cuando se necesita el control químico, son algo eficaces los cebos que se utilizan generalmente dispersandolos alrededor de la vegetación que ha de ser protegida. El cebo contiene un agente tóxico, por supuesto. Tradicionalmente, la sustancia tóxica en estos cebos es metaldehído, o aveces en ocasiones un tóxico carbamato. Son eficaces, pero muy tóxicos, y que suponen una amenaza para mascotas y otros animales vertebrados. Más recientemente, el fosfato de hierro ha demostrado que es una sustancia tóxica eficaz cuando se aplica a babosas y caracoles como cebos, y es mucho más seguro de usar. Independientemente de la sustancia tóxica, los cebos deben dispersarse frecuentemente en y alrededor de la vegetación, tratando de que las mascotas o animales silvestres no ingieran demasiado de estos cebos porque moririan o llegarían a intoxicarse, siempre lo mas seguro para que estas cosas no sucedan es contratar a un especialista en el control de plagas. Debido al contacto con estos venenos a menudo mueren de deshidratación después de la parálisis, pero la desintoxicación del veneno por la babosa aveces se logra, normalmente lo logran cuando no es un product professional, o sea que es de venta libre, por lo que pueden recuperarse y sobrevivir.

Bibliografía seleccionada

  • Bailey SER. 2002. Cebos molusquicidas para el control de los gasterópodos terrestres. Páginas 33-54 en Barker GM. (Ed.) Moluscos como plagas de los cultivos. CABI Publishing, Wallingford, Reino Unido.
  • Barker GM. (Ed.) 2001. La biología de moluscos terrestres. CABI Publishing, Wallingford, Reino Unido. 558 pp
  • Barker GM (ed.) 2004. Los enemigos naturales de moluscos terrestres. CABI Publishing, Wallingford, Reino Unido. 644 pp
  • Barker GM (ed.) 2002. Moluscos como plagas de los cultivos. CABI Publishing, Wallingford, Reino Unido. 468 pp
  • Cowie RH, Dillon Jr RT, Robinson DG, JW Smith. 2009. Caracoles no marinos extranjeros y las babosas de prioridad importancia cuarentenaria en los Estados Unidos: una evaluación preliminar del riesgo. Boletín Malacológico americano 27: 113-132.

468 ad