Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en May 20, 2013 |

Científicos descubren Insectos que comen desperdicios y producen PETRÓLEO.

Científicos descubren Insectos que comen desperdicios y producen PETRÓLEO.

Insectos, para ser más precisos: la alteración genética de los insectos – muy, muy pequeños – de manera que cuando se alimentan de residuos agrícolas tales como pedazos de madera o paja de trigo, hacen algo extraordinario. Ellos excretan petróleo

Increíblemente, esto no es ciencia ficción. Greg Pal tiene un pequeño vaso de la excreción de insectos que podría, en teoría, ser vertido en el tanque de la gran Lexus SUV que esta junto a nosotros. No es que el Señor Pal está dispuesto a arriesgarse solo aún. Él afirma que el vehículo está lleno con lo que él llama “petróleo renovable”. Después de eso, él sonríe, “Este será un nuevo Mundo”.

“Hace diez años atrás yo jamás podría haber imaginado que yo podría hacer esto”, dice Greg Pal de 33 años, un ex ejecutivo de software, entre cerrando los ojos en la tarde soleada de California. “Quiero decir, se trata básicamente de la agricultura, ¿verdad? Pero la gente dice- especialmente los que salen de la escuela de negocios – esta es una zona caliente en la que todo mundo quiere entrar”.

El Sr. Pal es un Director Sénior de LS9, una de las varias empresas en o cerca de Silicon Valley que han dejado las actividades tradicionales de alta tecnología, como los programas informáticos y la creación de redes y se embarcó en una carrera extraordinaria para hacer obsoletos los 140 dólares por barril de petróleo de Arabia Saudita . “Todos los que estamos aquí – todos en esta empresa y en este sector, somos conscientes de la urgencia”, dice el Sr. Pal.

Lo más notable acerca de lo que estamos haciendo es que en lugar de tratar de rediseñar la economía mundial – como es requerido, por ejemplo, para el uso del combustible de hidrógeno  que están tratando de hacer un producto que sea intercambiable con el petróleo. La compañía afirma que este “Petróleo 2.0” no sólo será renovable, sino también carbono negativo, esto significa que el carbono absorbido por la atmósfera será menor que el emitido por las materias primas de la cual es creado.

LS9 ya ha convencido a un veterano de la industria petrolera de su plan: Bob Walsh, de 50 años, que ahora resalta como presidente de la empresa después de 26 años de carrera en Shell, más recientemente corriendo operaciones de suministros de Europa en Londres. “¿Cuántas veces en tu vida, tienes la oportunidad de hacer crecer una multi-billonaria compañia?”, Concluye. Se trata de una declaración audaz de un hombre que trabaja en un glorificado cubículo en el complejo industrial de San Francisco para una empresa que se describe a sí misma como en “pre-utilidades”.

Dentro del laboratorio lleno de LS9  financiado en 20 millones de dólares de capital inicial de los inversionistas como Vinod Khosla, un indio-americano empresario que co-fundó Sun MicroSystems, el Sr. Pal explica que los insectos de LS9 son organismos unicélulares, cada uno del tamaño de una billonésima parte de una hormiga. Ellos empiezan como hongos industriales o cepas no-patógenos de E. coli, pero LS9 les modifica su ADN. “Cinco a siete años atrás, ese proceso habría tomado meses y un costo de cientos de miles de dólares”, dice. “Ahora se puede tardar semanas y quizás a un costo $ 20,000 dolares.”

Dado que el petróleo crudo (que puede ser refinado en otros productos, como petróleo o combustible para aviones) está a sólo unos etapas moleculares de remover algunos ácidos grasos que son normalmente excretados por el hongo o E. colidurante la fermentación y su manipulación para obtener el resultado deseado no demora mucho.

Para la fermentación que tendrá lugar usted necesita la materia prima, o como “feedstock”, como se le conoce en la industria de los biocombustibles. Todo lo hará en la medida en que se pueden desglosar en azúcares, con el subproducto idealmente quemado para producir electricidad para el funcionamiento de la planta.

La compañía no está interesada en utilizar el maíz como materia prima, dada la publicidad de tantos problemas que ha creado por la utilización de cultivos alimentarios para el combustible, como la inflación de la tortilla que recientemente causaron disturbios en la alimentación de la Ciudad de México. En lugar de ello, los diferentes tipos de residuos agrícolas se utilizarán de acuerdo a lo que tiene sentido para el clima local y la economía: paja de trigo en California, por ejemplo, o pedazos de madera en el Sur.

El uso de insectos modificados genéticamente para la fermentación es esencialmente la misma que utilizan las bacterias naturales para producir etanol, aunque la intensidad energética final del proceso de destilación es virtualmente eliminado porque los insectos excretan una sustancia que está casi lista.

Lo más cercano que LS9 ha llegado para su producción en masa son 1,000 litros de fermentación en la máquina, que parece un gran garrafón de acero inoxidable, junto a una computadora del tamaño de un armario conectado por una maraña de cables y tubos. Esto todavía no ha sido conectado dentro. La máquina produce el equivalente de un barril a la semana y toma hasta 3.7 metros cuadrados de espacio. Sin embargo, para sustituir el consumo semanal de petróleo que necesita Estados Unidos de 143 millones de barriles, necesita una instalación que abarca aproximadamente 531 Kilometros cuadrados, un área aproximadamente del tamaño de Chicago.

Ese es el principal problema: aunque LS9 puede producir sus insectos de combustible en probetas de laboratorio, no tiene ni idea si será capaz producir los mismos resultados en todo el territorio nacional o incluso mundial. “Nuestro plan es tener una planta de demostración operando en 2010 y paralelamente, vamos a estar trabajando en el diseño y la construcción de una a escala comercial para abrir las instalaciones en 2011”, dice el Sr. Pal y añadió que si utiliza LS9 la caña de azúcar brasileña como su materia prima, su combustible, probablemente, costará alrededor de $ 50 dólares por barril.

¿Están listos los Estadounidenses para colocar la excreción de los insectos modificados genéticamente en sus coches? “No es lo mismo que con los alimentos,” dice el Sr. Pal. “Estamos poniendo estas bacterias en un contenedor aislado: todo su universo está en ese depósito. Cuando hayamos terminado con ellos, estos son destruidos. ”

Además, dice, hay un bien mayor al que estamos sirviendo. “Tengo dos hijos y el cambio climático es algo que van a enfrentar. La crisis energética es algo que van a enfrentar. Tenemos una responsabilidad colectiva para hacer esto. ”

Fuente: www.timesonline.co.u

468 ad