Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en Ago 24, 2014 | 0 comments

Efectos biológicos de la radiación de Fukushima

Efectos biológicos de la radiación de Fukushima

El legado de Fukushima: Efectos biológicos de la radiación de Fukushima en plantas, insectos y animales

Los científicos comenzaron a reunir información biológica sólo unos meses después de la desastrosa crisis de 2011 la central de Fukushima en Japón. Los resultados de estos estudios están empezando a revelar efectos biológicos graves de la radiación de Fukushima en organismos no humanos que van desde las plantas a las mariposas a los pájaros.

A raíz de la crisis de Chernobyl en 1986 en la planta de energía nuclear, las muestras biológicas se obtuvieron sólo después de grandes retrasos, lo que limita la información que puede ser adquirida por el impacto de ese desastre histórico. Decidido a no repetir las deficiencias de los estudios de Chernobyl, los científicos comenzaron a reunir información biológica sólo unos pocos meses después del colapso desastroso de la central de Fukushima Daiichi en Japón en 2011. Los resultados de estos estudios están empezando a revelar efectos biológicos graves de la Fukushima, la radiación sobre los organismos no humanos que van desde las plantas a las mariposas y aves.

Una serie de artículos que resumen estos estudios ha sido publicado en el Journal of Heredity . Estos describen los impactos generalizados, que van desde la población que se niega al daño genético a las respuestas por parte de los mecanismos de reparación que ayudan a los organismos a hacer frente a la exposición a radiación.

“Un número creciente de los resultados empíricos de los estudios de aves, monos, mariposas y otros insectos sugiere que algunas especies se han visto afectadas de manera significativa por las emisiones radiactivas relacionadas con el desastre de Fukushima,” declaró el Dr. Timothy Mousseau de la Universidad de Carolina del Sur, autor principal de uno de los estudios.

Lo más importante, estos estudios proporcionan una línea de base para futuras investigaciones sobre los efectos de la exposición a radiaciones ionizantes para el medio ambiente.

Común a todos los estudios publicados es la hipótesis de que (en dosis bajas) la exposición crónica a la radiación ionizante tiene resultados en daño genético y el aumento de las tasas de mutación en las células reproductivas y no reproductivas.

Uno de los estudios (Hayashi et al. 2014) documentaron los efectos de la radiación en el arroz mediante la exposición de plántulas sanas de la radiación gamma de bajo nivel en un sitio contaminado en la prefectura de Fukushima. Después de tres días, se observaron una serie de efectos, incluyendo la activación de genes implicados en la defensa propia, que van desde la replicación y reparación del ADN subrayando las respuestas a la muerte celular.

“El diseño experimental empleado en este trabajo proporcionará una nueva forma de probar cómo todo el genoma de la planta de arroz responde a la radiación ionizante en condiciones de campo“, explicó el Dr. Randeep Rakwal de la Universidad de Tsukuba en Japón, uno de los autores del estudio .

Otro equipo de investigadores (Taira et al. 2014) examinó la respuesta de la mariposa de la hierba azul pálido, una de las especies de mariposas más comunes en Japón, a la exposición de radiación en el sitio de Fukushima. Encontraron reducción de tamaño, se desaceleró el crecimiento, la alta mortalidad y la anormalidad morfológica tanto en el sitio de Fukushima y entre mariposas criadas en el laboratorio con los adultos recogidos en el sitio contaminado.

Múltiples fuentes de exposición se incluyeron en el estudio de la mariposa. “Larvas alimentadas con hojas no contaminada de plantas huésped contaminados recogidos cerca del reactor mostraron altas tasas de anormalidad y la mortalidad”, explicó el Dr. Joji Otaki, de la Universidad de Ryukyu en Okinawa, Japón. Algunos de sus resultados sugirieron la posible evolución de la resistencia a la radiación en las mariposas de Fukushima también.

Una revisión de estudios genéticos y ecológicos para una gama de otras especies, tanto en Chernobyl y Fukushima (Mousseau 2014) reveló importantes consecuencias de la radiación. Los censos de población de aves, mariposas, y las cigarras de Fukushima mostraron importantes descensos atribuibles a la exposición a la radiación. Efectos morfológicos, tales como plumas aberrantes sobre la golondrina común, también se observaron. Los autores sugieren que los estudios a largo plazo en Chernobyl podrían predecir los efectos probables en el futuro en el sitio de Fukushima.

Todos estos estudios ponen de manifiesto la necesidad de un control temprano y continuo en los sitios de liberación accidental de radiación. “Los análisis detallados de los impactos genéticos en poblaciones naturales pueden proporcionar la información necesaria para predecir los tiempos de recuperación de las comunidades silvestres de Fukushima, así como sitios de futuros accidentes nucleares”, dijo Mousseau. Hay una necesidad urgente de una mayor inversión en investigación científica básica de los animales salvajes y las plantas de Fukushima.”

468 ad