Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en Ago 6, 2015 | 0 comments

Las mariposas monarca utilizan plantas medicinales

Las mariposas monarca utilizan plantas medicinales

Las mariposas monarca utilizan plantas medicinales para tratar la enfermedad descendencia

Las mariposas monarca parecen utilizar las plantas medicinales para el tratamiento de sus crías de las enfermedades, la investigación por biólogos de la Universidad de Emory lo demuestra. 

“Hemos demostrado que algunas especies de plantas de alimentos de la larva, pueden reducir la infección del parásito en las monarcas”, dice Jaap de Roode, el biólogo evolutivo que dirigió el estudio. “Y también hemos encontrado que las mariposas hembras infectadas prefieren poner sus huevos sobre plantas que harán que sus crías se encuentren menos enfermas, lo que sugiere que las monarcas han desarrollado la capacidad de medicar a sus crías.”

Pocos estudios se han realizado sobre la automedicación por los animales, pero algunos científicos han teorizado que la práctica puede ser más extendida de lo que nos damos cuenta. “Creemos que nuestros experimentos proporcionan la mejor evidencia hasta la fecha que los animales utilizan la medicación”, dice de Roode.

“Los resultados también son emocionantes porque el comportamiento es transgeneracional”, dice Thierry Lefevre, becario postdoctoral en el laboratorio de De Roode. “Mientras que la madre está expresando el comportamiento, sólo para el beneficio de su descendencia. Ese hallazgo es sorprendente para las mariposas monarca.”

Los resultados también pueden tener implicaciones para la salud humana, dice el ecólogo químico Mark Hunter de la Universidad de Michigan, quien colaboró con el grupo de De Roode en la investigación.

“Cuando camino por fuera, creo que  veo las plantas como una gran, farmacia verde”, dice Hunter. “Pero lo que también me sorprende es lo poco que sabemos acerca de lo que la farmacia tiene que ofrecer. El estudio de los organismos que participan en la automedicación nos da una pista de  valdría la pena investigar los compuestos por su potencial como medicamentos de uso humano.”

Las mariposas monarca son conocidas por su espectacular migración de los Estados Unidos a México cada año, y por el patrón llamativo de naranja, blanco y negro en sus alas. Esa coloración brillante es una señal de peligro para las aves y otros depredadores que la mariposa puede ser venenosa.

Orugas monarca se alimentan de cualquiera de las docenas de especies de plantas de algodoncillo, incluyendo algunas especies que contienen altos niveles de cardenólidos. Estos productos químicos no dañan a las orugas, pero las hacen tóxicas para los depredadores incluso después de que emergen como adultos de sus crisálidas.

Las investigaciones anteriores se ha centrado en si las mariposas eligen las especies más tóxicas de algodoncillo para protegerse de los depredadores. De Roode se preguntó si la elección podría estar relacionada con el elektroscirrha Ophryocystis. Los parásitos invaden el intestino de las orugas y luego persisten cuando se convierten en monarcas adultas. Una hembra infectada transmite los parásitos cuando ella pone sus huevos. Si la mariposa adulta deja la etapa de pupa con una infección parasitaria grave, comienza fluidos desde su cuerpo y muere. Incluso si las mariposas sobreviven, no vuelan tan bien o viven tanto como las no infectadas.

Los experimentos en el laboratorio de De Roode han demostrado que una hembra infectada con el parásito prefiere poner sus huevos sobre una especie tóxica de algodoncillo, en lugar de una especie no-tóxica. Las Monarcas hembras no infectadas, sin embargo, no mostraron ninguna preferencia.

Los investigadores han estudiado los tipos de hojas que los primates comen en los bosques, pero este trabajo con las mariposas hace hincapié en el punto de que incluso los insectos en nuestro propio patio trasero pueden ser indicadores útiles de lo que podría ser medicinalmente activo, dice Hunter.

De Roode recibió recientemente una subvención de $ 500,000 de la Fundación Nacional para la Ciencia, la que utilizará para ver si los resultados de laboratorio se pueden replicar en la naturaleza, en diferentes poblaciones de monarcas en diversas regiones del mundo. Hunter recibió $ 150,000 de la NSF para identificar las sustancias químicas que dan cuenta de las propiedades medicinales de las plantas de algodoncillo.

468 ad