Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en Mar 24, 2013 |

Los ácaros del polvo de habitación

Los ácaros del polvo de habitación

El polvo de habitación es la causa principal de las alergias de muchas personas en todo el año. Producto de ello, tienen que sufrir obstrucción y picazón nasal, muchas lagrimas y también estornudos., por nombrar algunos de los síntomas.
Además de estas reacciones alérgicas, pueden suscitarse ataques de asma unidos a tos y disnea.

¿Qué elementos del polvo de habitación ocasionan una alergia?

El polvo de habitación es una agrupación de pequeñas partículas en suspensión. Su contenido varía de casa en casa y depende entre otros factores de la instalación, material de construcción y animales domésticos.
Una partícula de polvo puede contener tejido fibroso, escamas de la piel, pelos de animal, bacterias, restos de cucarachas de cocina, moho, restos de comida y otras materias orgánicas y sintéticas. Una persona puede ser alérgica a una o más de estas sustancias.
Sin embargo, de todos los componentes del polvo de habitación, el que ocasiona más molestias es un pequeño y microscópico insecto, el ácaro de polvo de habitación.

Este vive de escamas de la piel y pelos, en definitiva es la sustancia del polvo de habitación, que más frecuentemente causa alergia.

Un estudio reciente ha demostrado que en el test cutáneo, el 10% de la población y el 90% de los asmáticos alérgicos reaccionaban positivamente a los ácaros.
Tras nuevos estudios en USA se observa que por lo menos el 45% de todos los asmáticos jóvenes son alérgicos al ácaro del polvo de habitación.

¿Qué son los ácaros del polvo de habitación?

Los ácaros son componentes de la familia octópodos de los arácnidos y familiares directos de las arañas y garrapatas. Son tan pequeños que sólo son visibles al microscopio. Se desarrollan con facilidad en lugares húmedos y tibios.

Los ácaros son muy persistentes y se multiplican mejor cuan-do existe una relativa humedad del aire de más o menos 75 – 80% y una temperatura de por lo menos 21°C.
Son escasos en lugares secos y situados en altura y mueren cuando la humedad del aire baja de 40 – 50%.

Los ácaros se alimentan de escamas de la piel y viven en las camas, alfombras, vestuario, muebles, roperos y asientos del auto. Sobreviven a la aspiradora, ya que cuentan con uñas como garfios en las patas, con las cuales se “agarran” o se sujetan al material correspondiente.

Los ácaros del polvo de habitación no muerden ni contagian enfermedades, serían calificados como inofensivos si no causaran en las personas alérgicas estos síntomas tan severos.
La reacción alérgica del paciente es ocasionada por el huevo y las heces del ácaro. Las heces fecales son tan livianas y minúsculas, que al caminar sobre la alfombra, al pasar la aspiradora o al sacudir la cama, son lanzadas al aire inmediatamente y al respirar estas partículas una persona alérgica, se desencadena la reacción que todos conocemos. Se acepta que el número promedio de ácaros por gramo de polvo es de 100 a 500. También se han contado hasta 19.000 ácaros por gramo. Cada ácaro produce aproximadamente 10- 20 partículas de heces al día. El ciclo de vida del huevo hasta un ácaro adulto dura 30 días. Cada ácaro hembra fértil puede hacer crecer la población cada 4 semanas a 25 a 30.

Los sistemas de calefacción agudizan el problema, ya que en ellos las partículas junto con el polvo seco se reparten en el aire de la habitación. En verano los síntomas se pueden atenuar, ya que se pasa más tiempo fuera de la casa, la calefacción está apagada y el aire que circula la habitación es mejor.

¿Alergia al ácaro del polvo de habitación denota desaseo en el hogar?

No. Por supuesto que una casa desaseada puede agudizar el problema y es importante seguir los principios básicos de la higiene, pero para actuar en contra de la alergia al polvo de habitación, son imprescindibles ‘otras medidas de aseo’ fuera de las habituales.

El eliminar el polvo es una tarea difícil, puesto que la dificulta el hecho de que los métodos de limpieza usuales como la aspiradora, limpiar el polvo y barrer desencadenan más nubes de polvo en el aire.

El solo hecho de aspirar y limpiar el polvo minuciosamente, no reduce esencialmente el número de ácaros en la alfombra o colchones.

¿Cómo se diagnostica la alergia al polvo de habitación?

Su médico comienza con una serie de preguntas bien detalladas, buscando en sus hábitos de vida algo que indique la causa de la alergia. Por lo tanto, él le formulará preguntas sobre su trabajo y alrededores de la casa, la historia de las enfermedades y su familia, la frecuencia e intensidad de los síntomas y otras cosas, como por ejemplo: si tiene animales domésticos y sobre sus hábitos alimenticios.

Para seguridad del diagnóstico, su médico puede realizar un test cutáneo con los alergenos sospechosos (PRICK-Test), los cuales se colocan en la piel en pequeñas cantidades. Una reacción positiva se manifiesta como una ampolla con enrojecimiento (roncha), y es la señal de que existe una alergia.

Los tests cutáneos son el más sencillo, confiable y económico tipo de diagnóstico. En contadas ocasiones, también puede ser necesaria una prueba de sangre con el método RAST., o estudio de alergia especifica a través de la sangre

¿Qué se puede hacer para calmar los síntomas, cuando ya se ha diagnosticado una alergia al ácaro del polvo de habitación?

Los métodos principales de tratamiento contra la alergia al polvo de habitación ya los ácaros consisten en evitar el contacto con los alergenos, algunos especialistas postulan una hiposensibilización, así como la toma de medicamentos.

Aun cuando los ácaros del polvo de habitación son difíciles, sino imposibles de exterminar, un ‘programa de saneamiento’ puede a lo menos reducir el número de ácaros y con esto también los síntomas.

A continuación nombramos a usted algunas medidas para la reducción de polvo en el hogar. (En todos estos métodos, especialmente algunos que demandan desembolsos financieros, su éxito dependerá de la gravedad del síntoma del paciente. Aclare usted la necesidad con su médico).

* Asee su departamento minuciosa y regularmente, aspire a menudo con una aspiradora que esté equipada con un filtro ultra fino limpie el polvo con un paño húmedo, o con aceite. Idealmente la persona alérgica no debería realizar esta función. En el caso que tenga necesariamente que realizar estas tareas, debe ponerse una máscara protectora contra el polvo.

* Las alfombras de piso son los lugares de incubación para los ácaros. Si es posible aléjese de ellas. Si no es factible debería preferir aquellas que sean de pelo corto. Lo más adecuado son los pisos de madera (Parkett), el vinilo o linóleo, porque son fáciles de humedecer y de limpiar minuciosamente.

* Aléjese de aquellos artículos, que pudieran convertirse en lugares de cultivo para los ácaros.

Decídase entonces por:
* Sofás de madera o materiales plásticos y sillas en lugar de muebles tapizados. Especialmente los muebles antiguos que están rellenos de algodón, plumas, plumones o pelos de animales, pueden guarecer ácaros.
* Estantes de libros cerrados y vitrinas, en lugar de estanterías abiertas. Los libros y baratijas traen polvo. Cortinas lavables y decoraciones de ventanas, en lugar de persianas y cortinas gruesas.
* Muebles con diseño sencillo y claro, en lugar de aquellos con tallados sofisticados.
* Artículos decorativos fáciles de limpiar (ningún adorno de flores secas, tapices en la pared, ni canastos de mimbre).

Ponga mucha atención
En caso de que no pueda llevar a cabo los métodos recomendados en su hogar, o lo pueda hacer con dificultad, concentre todos sus esfuerzos en su dormitorio. Una persona promedio pasa un tercio de su tiempo allí, y estudios han demostrado que es en el dormitorio, de entre todas las otras habitaciones de la casa, donde existe la mayor concentración de ácaros. Una persona alérgica al ácaro, debería seguir las siguientes instrucciones en su dormitorio:

* Siga las indicaciones mencionadas arriba y aleje las alfombras, muebles tapizados, cortinas, tapices murales, etc.

* El lugar donde usted duerme debe ser lo más adecuado posible. Es preferible el uso de almohadas rellenas con Dralón u otros materiales sintéticos en lugar de aquellas con relleno de plumas, plumones o espuma.

* Una forma de ayudar a la reducción de la población de ácaros es el uso de forros plásticos con cierre y con una cinta autoadhesiva ancha en los colchones y almohadas.

* Evite los plumones y las frazadas; utilice en su lugar colchas lavables y fundas que, en los meses cálidos o cuando el tiempo lo permita, se puedan lavar a 10 menos cada 3 semanas.

* Cuelgue sus prendas de vestir en estantes cerrados o guárdelos en cajones.

* Los monos de trapo (peluche) son lugares importantes donde se albergan los ácaros. aléjese de ellos!.

* Nunca permita la permanencia de animales domésticos en su dormitorio.

¿Qué otras medidas se pueden implementar para calmar los síntomas de una alergia a los ácaros?

Junto con las medidas descritas, en algunos casos se puede tratar una hiposensibilización que esté orientada a los criterios generales de la hiposensibilización. La terapia medicamentosa debe ser orientada a los síntomas. Esta involucra a medicamentos que eviten la falta de aire, que ojalá deban ser inhalados, así como aquellos contra la tos alérgica y los síntomas oculares. Es muy importante que estos medicamentos se tomen regularmente, para así no permitir que surjan estas molestias. De allí que debe ser fiel a las indicaciones de su médico.

Usted puede tener su alergia bajo control si toma las medidas que dejen fuera el polvo y los ácaros del polvo de habitación y si sigue los consejos de su médico referente al saneamiento, medicación y/o hiposensibilización.

468 ad