Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en Jun 6, 2013 |

Los Escorpiones

Los Escorpiones

Los escorpiones o alacranes son artrópodos pertenecientes a la clase arácnida, que poseen cuatro pares de patas.

Todas las especies tienen veneno, pero pocas pueden provocar accidentes graves. En Argentina, sólo la especie Tityus trivittatus cobra relevancia por su peligrosidad y dispersión. Se reconoce por su color castaño rojizo, con tres líneas negras longitudinales en el dorso, un par de pinzas anteriores delgadas, y una prolongación posterior articulada del abdomen, en cuyo último segmento (telsón) aparecen el aguijón inoculador del veneno y una pequeña púa.

Poseen hábitos nocturnos, y generalmente se los encuentra fuera de los domicilios, bajo cortezas de árboles, leña, ladrillos, piedras, etc. Sin embargo, pueden aparecer dentro de las casas, a través de los desagües cloacales. Suelen alojarse en sótanos y depósitos, y su alimento son otro artrópodos, especialmente cucarachas.

El escorpionismo puede presentarse en cualquier estación del año, pero es más frecuente en épocas estivales.
Los accidentes se producen, normalmente, durante las primeras horas de la noche y de la mañana, por el aguijonamiento, que es una respuesta del escorpión al sentirse agredido.
El veneno es un poderoso neurotóxico que provoca manifestaciones a nivel local (dolor intenso, leve inflamación, eritema, etc.) y a nivel sistémico (manifestaciones cardíacas, respiratorias, contractura de grupos musculares, etc.). Los signos y síntomas aparecen de inmediato (entre 15 y 45 minutos), y son progresivos. La mayoría de los accidentes no provocarán envenenamiento grave, pero es a los niños y a los ancianos a quienes debe prestárseles mayor cuidado. El síndrome de dificultad respiratorio resulta la complicación más temida y difícil de revertir, aun cuando se administre el suero.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Tal como se ha expresado, para prevenir accidentes es imprescindible el conocimiento de la especie y sus reacciones, lo mismo que las actitudes precautorias.
Para ello se deberá:
• Examinar las prendas y calzados antes de usarlos.
• Mantener limpios los alrededores del vivac y los interiores de las carpas.
• Tomar precauciones al remover escombros, troncos caídos, leña, etc.
• No caminar descalzo por el campo.
Y si lamentablemente se produjera un accidente, acudir rápidamente a un centro médico.

468 ad