Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en Sep 2, 2013 |

Mecanismo de sanción establecida entre hormigas y plantas hospederas

Mecanismo de sanción establecida entre hormigas y plantas hospederas

En la naturaleza, existen muchas formas de mutualismo planta-animal en el que cada socio se beneficia de la presencia del otro. Aunque las interacciones mutualistas ofrecen ventajas para ambos socios, sin embargo son una fuente de conflicto. Investigadores de la Universidad de Toulouse III – Paul Sabatier y el IRD han observado recientemente una interacción de sanción original entre una planta y una hormiga. En la Guayana Francesa, la planta physophora Hirtella es capaz de tomar represalias en contra de las “hormigas invitadas” que le impidan la floración. Estos resultados ilustran la importancia de los mecanismos de sanción, que impiden que un socio mutualista se convierta en un parásito.

En los bosques de la Guayana Francesa, las hormigas Allomerus decemarticulatus y la planta Hirtella physophora están estrechamente asociadas. Las hormigas viven en los bolsillos de las hojas de la planta, donde se protegen de los insectos herbívoros. Esta disposición de “ganar-ganar” es un ejemplo de mutualismo, ya que cada socio se beneficia de la presencia del otro. Pero incluso las buenas relaciones se vuelven amargas. Las hormigas a veces engañan y destruyen más de dos tercios de los botones de las flores de la planta huésped con el fin de influir en el equilibrio del crecimiento-reproducción.

Los experimentos que reproducen la destrucción de las yemas por hormigas han demostrado que las plantas cuyos brotes han sido destruidos crecen más rápidamente que otras. Esto explica el comportamiento de las hormigas – mediante la prevención de las plantas de producción de flores, las hormigas obligan a canalizar su energía en la producción de la hoja, lo que significa más bolsas de hojas. Sin embargo, la planta cuenta con un mecanismo de defensa. Si se destruyen demasiados brotes, las bolsas de hojas que produce son muy pequeñas, por lo que las hormigas no pueden utilizar muchas de ellos. Las plantas hospederas son por lo tanto capaces de sancionar a sus huéspedes cuando llegan a ser demasiado virulentos.

Este estudio, realizado por investigadores del CNRS de la Universidad de Toulouse III – Paul Sabatier y el IRD logra  demostrar empíricamente, y por primera vez que en la relación entre una planta y un insecto, mecanismos de sanción se puede utilizar para mantener el mutualismo y evitar que la relación se convierta en la explotación unilateral.

468 ad