Insectos
Palomas
Roedores
Murciélagos
Jardín
Notas de Colección
Imágenes
Tecnoplagas
Eventos
telefono

Llamenos al

4551-0712
4553-5285


Corner Pronóstico para 12 días Ajuda
 


productos-para-palomas



lampara-insectos



cipermetrina-quick-killer 
red-tanza



 
<<< volver a notas de colección 08-09-2009
inicioboton-menu-laempresaboton-menu-plagasboton-menu-avesboton-menu-tanquesboton-menu-preciosboton-menu-contactenos
Estas plantas contradicen las leyes de Mendel
 

En contraposición a las leyes de Mendel sobre la herencia biológica, que el mundo científico ha aceptado durante más de cien años, algunas plantas dan un salto atrás en la cadena genética, retomando los rasgos normales contenidos en la genética de sus abuelos, sin asimilar anormalidades genéticas presentes en sus dos progenitores.

planta mutante

Según investigadores de la Purdue University, en West Lafayette, estos padres mutantes aparentemente poseen patrones ocultos conteniendo información genética de la generación anterior que puede ser transferida a su descendencia, incluso cuando los rasgos en cuestión no sean ostentados por los padres. Estos descubrimientos desafían las leyes científicas de la herencia biológica establecidas por Gregor Mendel a mitad del siglo XIX, y enseñadas en aulas de todo el mundo.

El fenómeno demuestra que la herencia genética opera con mayor flexibilidad de lo que se pensaba hasta ahora. Las leyes de Mendel que aprendimos en el colegio siguen siendo básicamente correctas, pero no absolutas.

"Si el mecanismo de la herencia que encontramos en las plantas Arabidopsis investigadas, existe en los animales también, es posible que haya entonces nuevas vías de investigación sobre terapia genética para combatir enfermedades tanto en plantas como en animales", reflexiona Robert Pruitt, un genetista molecular del Departamento de Botánica y Patología Vegetal de la mencionada universidad.

Pruitt y su colaboradora Susan Lolle encontraron que las Arabidopsis cuyos dos progenitores tenían cada uno dos copias de un gen mutante, producían progenie que no manifestaba la alteración de sus padres, sino que era tan normal como sus abuelos. Bajo las leyes de Mendel, los descendientes deberían haber ostentado las mismas mutaciones que los padres.

La primera pista de que el mecanismo clásico de la herencia no siempre se aplica fue el descubrimiento de flores normales en algunos descendientes de plantas mutantes. En los progenitores mutantes, las flores se unían formando una apretada bola. Pero en los abuelos y en un 10 por ciento de los nietos, los capullos daban flores que se abrían por completo y derivaban radialmente del centro.

Dicho de otro modo, si uno toma esta Arabidopsis mutante, que tiene dos copias del gen alterado, se la deja crear semillas, y luego éstas se plantan, el 90 por ciento de los descendientes se parecerán a sus progenitores, pero el 10 por ciento restante será tan normal como sus abuelos. "Las enseñanzas genéticas que hemos recibido" -recalca Pruitt-, "nos dicen simplemente que eso no es posible, por lo que el descubrimiento desafía todas nuestras creencias".

Los científicos mantuvieron las plantas aisladas, de modo que no pudieran por accidente reproducirse con plantas que no tuvieran el gen mutante, llamado Hothead, que causa la fusión orgánica descrita en las flores deformes del estudio. Utilizaron además marcadores moleculares para determinar si una planta llevaba los genes normales o los mutantes.

Parece pues que estas plantas portadoras del gen alterado mantienen una copia "encriptada" de toda la información contenida en la generación previa, aún cuando esta información no se manifiesta como tal en el ADN. Pruitt cree que algún otro tipo de información, por ahora desconocida, en la secuencia genética, está modificando los rasgos hereditarios.

Subir

 
 
 

Copyright 2005 Fumigadora Continente- www.fumigacontinente.com.ar
Términos y condiciones de uso
Contacto
info@fumigacontinente.com.ar