Insectos
Palomas
Roedores
Murciélagos
Jardín
Notas de Colección
Imágenes
Tecnoplagas
Eventos
telefono

Llamenos al

4551-0712
4553-5285


Corner Pronóstico para 12 días Ajuda
 


productos-para-palomas



lampara-insectos



cipermetrina-quick-killer 
red-tanza



Empleo en Argentina

 
<<< volver a notas de colección
inicioboton-menu-laempresaboton-menu-plagasboton-menu-avesboton-menu-tanquesboton-menu-preciosboton-menu-contactenos
Como mejorar nuestras plantas de interior con luz artificial
 

En el interior de la casa, frecuentemente, existen lugares donde la luz natural no es suficiente para el desarrollo saludable de las plantas o para que éstas puedan producir flores de forma regular. En estos casos la mejor solución es la utilización de luz artificial. Sin embargo, no todas las fuentes de luz artificial presentan la misma eficiencia en cuanto a calidad de la luz emitida.

Esto se debe a que la luz (nombre coloquial con el que se define la zona el espectro electromagnético perceptible por el ojo humano) se clasifica según su longitud de onda. Ciertas longitudes de onda son las que mejor aprovechan las plantas para realizar sus funciones vitales, principalmente las correspondientes al azul y al rojo, mientras que otras apenas tienen efectos. Por lo tanto, si se utiliza iluminación artificial, tiene que suministrarse con lámparas que proporcionen las longitudes de onda adecuadas.

Además de la luz, también tienen cierta influencia sobre el desarrollo de las plantas las radiaciones infrarrojas y ultravioletas próximas. Los principales sistemas de iluminación artificial son los siguientes:

· Lámparas incandescentes: Son las bombillas tradicionales. Producen luz (roja e infrarroja) por fenómenos de incandescencia del filamento, calentado por el paso de la corriente eléctrica. Desprenden mucho calor y consumen gran cantidad de electricidad, por lo que su rendimiento es muy bajo. Además pueden quemar las plantas si se sitúan demasiado cerca. Es el sistema más barato, pero nada recomendable. Si no tienes otra opción, al menos procura utilizar focos, que son algo más efectivos, debido a que concentran haces de luz mediante reflectores.

· Lámparas de vapor de mercurio (MV): Producen luz (blanca, azul y verde) por el paso de la corriente eléctrica a través de gases calientes de mercurio a alta presión. Habitualmente se emplean en la iluminación de estadios deportivos, grandes instalaciones y sitios donde se desea una luz de aspecto natural. Se utilizan durante el periodo de crecimiento de las plantas por su alta emisión en la zona azul del espectro, pero son pobres en la zona roja por lo que no se favorecerá la floración. Son muy eficientes en el consumo de electricidad.

· Lámparas mixtas (incandescentes y de vapor de mercurio): Combinación de una lámpara de vapor de mercurio a alta presión con una lámpara incandescente. De esta manera se consiguen las radiaciones rojas necesarias para la estimulación de la floración de las plantas de interior. El problema es el elevado costo de uso, al reducirse mucho el rendimiento luminoso respecto de las lámparas de vapor de mercurio.

· Fluorescentes: En realidad son lámparas de vapor de mercurio, pero a baja presión. Producen luz (principalmente azul y roja, aunque depende mucho del modelo) mediante fenómenos de fluorescencia del gas sometido a un arco voltáico. Son muy adecuadas para el crecimiento, para los vástagos y para enraizar esquejes, por lo que se recomiendan especialmente durante las primeras etapas de las plantas. Son bastante económicas, tienen un elevado rendimiento luminoso y no emiten demasiado calor. El principal problema es que ocupan mucho espacio.

· Lámparas de halogenuros metálicos (MH): Son lámparas de vapor de mercurio a las que se ha añadido en el tubo de descarga yoduros metálicos, que consiguen mejorar considerablemente la capacidad para reproducir el color. Producen una luz blanca, ligeramente azulada, muy apropiada para la germinación, el enraizamiento de esquejes y el crecimiento vegetativo. Suelen emplearse en el alumbrado público. Son más baratas que las lámparas de mercurio, pero tienen menor rendimiento (gastan más electricidad para producir la misma luz).

· Lámparas de vapor de sodio a alta presión (HPS): Producen luz (amarilla y anarajanda) por la descarga eléctrica en un tubo con vapor de sodio a alta presión. Sin duda son las mejores, puesto que emiten más luz y menos calor. Se usan en parkings y lugares donde el color de la iluminación no es demasiado importante. Proporcionan todos los espectros de luz necesarios para el crecimiento y la floración de las plantas de interior. Si te lo puedes permitir tus plantas lo notarán, además compensarás un poco el gasto, puesto que son muy eficientes en el consumo de electricidad.

En cualquier caso, el mejor sistema de iluminación artificial se consigue combinando distintos tipos de lámparas según la etapa de crecimiento de las plantas cultivadas: flourescentes o lámparas de halogenuros metálicos durante las primeras fases y lámparas de vapor de sodio a alta presión para la floración. También hay que tener en cuenta la disposición de las lámparas. Deben situarse justo encima de las plantas, a una distancia en la que se pueda aprovechar al máximo la luz sin dañarlas. Esta distancia varía según la época, la planta, el tipo de lámpara y su intensidad. En general, en las plantas cultivadas por sus flores deben estar a unos 20-30 cm, pero en la mayoría de las plantas de follaje deben colocarse a una distancia aproximada de 30-40 cm. Por supuesto, es fundamental instalar sistemas de apagado y encendido automático de las lámparas, y reponerlas a medida que vayan perdiendo su intensidad lumínica. Recordar que cada planta tiene unas necesidades de luz distintas, por lo que variará la duración del periodo de iluminación artificial (generalmente entre 12 y 14 horas al día para las plantas de follaje, y entre 16 y 18 horas para las plantas que requieren más luz).

Finalmente señalamos algunos consejos para mejorar el cultivo de las plantas de interior mediante luz artificial:

- Durante otoño e invierno al aumentar el tiempo de iluminación en plantas ornamentales como Anthirrinum, Calceolaria, Dahlia y Begonia tuberosa se puede favorecer su floración. La iluminación supletoria en esta época del año también ayuda a incrementar la producción de claveles, orquídeas, Anthurium, etc.

- Romper la continuidad del periodo de oscuridad en plantas ornamentales de día corto (como crisantemos, Kalanchoe y Poinsetia) para favorecer el crecimiento vegetativo en las épocas en las que se vería favorecida la floración sin que las plantas tuvieran el tamaño adecuado. También sirve para provocar la floración en las plantas de día largo en épocas de poca iluminación.

- Durante las épocas en las que la duración del día es demasiado elevada al reducir el tiempo de iluminación se puede favorecer la floración de las plantas de día corto.

plantas_luz plantas_luz plantas_luz

 

Subir

 
 

Copyright 2005 Fumigadora Continente- www.fumigacontinente.com.ar
Términos y condiciones de uso
Contacto
info@fumigacontinente.com.ar