Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en Feb 15, 2014 | 0 comments

Un insecto muy canibalista, La Mantis religiosa

Un insecto muy canibalista, La Mantis religiosa

“Al colocar una hembra y un macho en el mismo frasco, el macho, alarmado, trató de escapar. A los pocos minutos la hembra logró agarrarlo. Ella primero le arrancó la parte delantera del tarso, y consumió la tibia y el fémur, luego roía a su izquierda su ojo … que parece ser sólo una casualidad ya que un macho jamás se escapa con vida de los brazos de su compañera”.

La mantis religiosa ha sido históricamente un tema popular de la mitología y el folclore. En Francia, la gente creía que una mantis religiosa señalaría el hogar a un niño perdido. En las culturas árabes y turcas, se pensaba que una mantis debía apuntar hacia la Meca. En África, se pensaba que la mantis si nos apuntaba traía buena suerte e incluso que hasta podía devolver la vida a los muertos. En los EE.UU. se pensaba que era la mujer como animal devorador del hombre. Los europeos creían que eran altamente adoradoras de Dios, ya que siempre parecía estar rezando. En China, nada era mejor que los huevos de mantis asados para curar la enuresis nocturna.

Mantis religiosa en posicion de oración

Mantis religiosa en posicion de oración

La mantis religiosa es conocida por su estilo único y aspectos muy interesantes de la conducta. Sus cuerpos se componen de tres regiones distintas: una cabeza triangular móvil, abdomen y tórax. Es el único insecto capaz de mover la cabeza de lado a lado como seres humanos. Los ojos compuestos ayudan a dar una buena visión, pero tienen que mover su cabeza para centrar su visión óptima, también muy parecido a un ser humano. Las hembras por lo general tienen un abdomen más pesado que los machos. Las patas y las alas se unen al tórax y alargadas para crear un “cuello” distintivo. Sus patas delanteras se modifican como pinzas con puntas fuertes que se usan para agarrar y sostener la presa.  Para decir lo menos, la mantis es una curiosidad muy evolucionada con extremidades rapaces que pueden regenerarse cuando son jóvenes, las alas para el vuelo, los oídos para la caza, la evasión ante depredadores y su misterioso comportamiento. Con tales cuerpos muy evolucionados para capturar atrapando a su presa, ¿por qué las hembras son tan infames por su canibalismo sexual hacia los machos?

El Mantis tiene un enorme apetito, puede comer hasta dieciséis grillos en un día, pero no se limita sólo a los insectos. Son carnívoros y caníbales, y sólo se alimentan de presas vivas, tanto en ninfas como adultos. Aunque habitualmente se comen los insectos de tipo cucaracha, prefieren los insectos de cuerpo blando como moscas. Se han documentado 21 especies de insectos que comen, tortugas de caparazón blando, ratones, ranas, pájaros y tritones. A pesar que la mantis es europea fue introducida en América en 1899 en un barco con plantines.

Mantis religiosa deborando a un macho

Mantis religiosa deborando a un macho, su canibalismo.

Debido al canibalismo sexual interesante de la especie, ha habido muchos estudios sobre los procesos reproductivos de la mantis oradora. La temporada de reproducción es durante la temporada de verano en los climas templados. La hembra segrega una feromona para atraer y demostrar que ella es receptiva a la pareja. El macho entonces se acerca a ella con cautela. El noviazgo más común es cuando la mantis macho se acerca a la hembra de frente, frenando su velocidad a medida que se acerca. Esto también ha sido descrita como una bella danza ritual en el que los movimientos y postura final de la hembra está lista. El segundo cortejo más común es cuando el macho se acerca a la hembra por detrás, acelerando a medida que se acerca. Luego salta sobre su espalda, se aparean, y él se aleja rápidamente. Es muy raro que el cortejo se produzca con el macho pasivamente hasta acercarse a la hembra.

El proceso de respuesta de apareamiento real ha sido descrito como una fijación visual inicial en la hembra, seguido por la fluctuación de las antenas y un enfoque lento y deliberado. Pantallas flexibles abdominales con un salto en la parte posterior de la hembra se ejecutan con el fin de montarla. La hembra latiga con sus antenas y no es rítmica con una flexión del abdomen. Durante un experimento, se observaron las mantis en la copulación dando un promedio de seis horas. El macho se fue volando después del apareamiento.

Aunque la mantis religiosa es conocida por su proceso de apareamiento caníbal en la actualidad sólo se produce 5-31% de las veces. Especialmente en condiciones de laboratorio con las luces brillantes y el confinamiento, la hembra es más probable que coma al macho como medio de supervivencia. “En la naturaleza, el apareamiento ocurre generalmente bajo cubierta, por lo que en lugar de inclinarse sobre el tanque para estudiar cada uno de sus movimientos, los dejamos solos y filmándolos para poder ver lo que pasó. Y realmente nos sentimos sorprendidos por lo que vimos. Fuera de treinta apareamientos, no registramos un caso de canibalismo, y en su lugar vimos un cortejo elaborado, con ambos sexos realizando una danza ritual, acariciándose mutuamente con sus antenas antes de que finalmente se produzca el apareamiento. Realmente fue una hermosa pantalla “.  El canibalismo sexual ocurre con mayor frecuencia si la hembra tiene hambre. Sin embargo, comer la cabeza no hace que el cuerpo pueda eyacular más rápido.

Hay más de 2000 especies de mantis religiosas que muestran diversas formas y tamaños. Ellas se camuflan para mezclarse en entornos de las flores tropicales de hojas caídas. “Y a pesar de que trabajan en torno a las mismas líneas generales ” esperemos, incautar, devorar ‘, patrones de comportamiento entre especies diferentes son tan diversos como la forma de su cuerpo. ” Algunos participan en el canibalismo sexual con más frecuencia que otros. Aquellos que lo hacen, al parecer, son los responsables de dar a los que no lo hacen una mala reputación.

En nuestra sociedad que ama cuentos sangrientos de sexo y violencia, parece que nos hemos centrado más en el atractivo aspecto fatal de la especie en vez de tratar de averiguar exactamente por qué lo hacen. Después de todo, ser comido también beneficia al macho desde que sirve como una especie de vitamina para su descendencia para que sean lo suficientemente fuertes para sobrevivir. Y se llega a transmitir sus genes. El hecho del asunto es que el canibalismo sexual no es tan poco común en la naturaleza. Especialmente en el mundo de los insectos, arañas macho son víctimas de sus amantes, por no hablar de la viuda de negro,… infame.

468 ad