Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Publicado por en Oct 14, 2015 | 0 comments

Una amenaza planteada por las abejas

Una amenaza planteada por las abejas

Una amenaza planteada por las abejas, se ha descubierto los secretos de las abejas ‘como ladronas de polen’ que tienen el polen de las flores, pero no actúan como polinizadores eficaces – y la amenaza que suponen para determinadas especies de plantas.

Las flores a menudo necesitan polinizadores, como las abejas, para recoger y transportar el polen para fecundar otras flores y frutos y la producción de semillas. Con el fin de atraer a los polinizadores, las flores ofrecen recursos como el néctar, aceites, y el polen a cambio.

Sin embargo, algunas abejas actúan como ladronas por tomar el polen – una fuente de proteína vital para las abejas jóvenes – sin proporcionar los servicios de polinización.

Incluso las plantas que se han adaptado a la amenaza que suponen pueden sufrir de niveles extremadamente altos de robo de polen, según el estudio.

El Dr. Mario Vallejo-Marin, un biólogo evolutivo de la Universidad de Stirling y el autor principal del estudio, dijo: “Es una carrera co-evolutiva de armamentos entre las plantas y las abejas Algunas plantas han fortificado estructuras llamadas anteras, donde el polen se encuentra cerrado por detrás, una pared de espesor. La única manera de abrir estas “bóvedas de polen ‘es a través de pequeños poros en las puntas.

“Sin embargo, algunas especies de abejas, como los abejorros, se han adaptado para producir vibraciones de alta frecuencia para contrarrestar esto y obtener el polen, un proceso conocido como zumbido de la polinización.

“En cuanto a una planta de polinización, se encontró que más del 80 por ciento de las abejas visitan sus flores recogen el polen, pero no pudo ponerse en contacto con las partes florales femeninas, por lo tanto, contribuye poco, o nada, para sembrar la producción.”

Aunque el robo de néctar entre las abejas es bien conocido, poca investigación se ha llevado a cabo en la prevalencia de robo de polen, o los factores que determinan si una abeja se convertirá en un polinizador eficaz o un ladrón polen.

El estudio mostró que las abejas que actúan como ladronas de polen son más pequeñas, permanecen más tiempo en cada flor y visitan algunas flores en cada serie. Los polinizadores legítimos tienden a ser más grandes, con un zumbido de abeja que visitan muchas flores en muchas plantas y que pueden ayudar a las plantas a esparcir su polen más ampliamente.

Lislie Solis-Montero, ex estudiante de doctorado de investigación en la Universidad de Stirling, dijo: “El tamaño de la abeja es el factor determinante de si va a ser un ladrón de polen de las flores  un mecanismo para garantizar que la abeja recoge y deposita el polen con las partes del cuerpo correctas. Las abejas que son demasiado pequeñas no logran ponerse en contacto con los órganos femeninos, aún quitando los granos de polen para alimentar a sus larvas. “

El estudio se llevó a cabo en México, donde se encontró que la abeja de la miel europea puede ser un ladrón de polen particularmente común, lo que podría tener repercusiones importantes para las plantas en su polinización en las zonas donde las abejas compiten con las abejas nativas.

El Dr. Vallejo-Marin dijo: “Si las abejas están desplazando a los polinizadores nativos, la reproducción de ésta y otras especies de plantas puede verse comprometida.

La disminución de las poblaciones naturales de abejas en todo el mundo, junto con la expansión de los polinizadores no nativos, podría tener repercusiones importantes para el futuro de la evolución de las plantas de polinización.”

468 ad